Museo nacional dela mascara Uncategorized La colección de máscaras mexicanas que dio origen al Museo Nacional de la Máscara fue donada por Víctor Moya Rubio

La colección de máscaras mexicanas que dio origen al Museo Nacional de la Máscara fue donada por Víctor Moya Rubio

En la década de 1920, Víctor Moya Rubio era químico y filántropo. También fue un ávido coleccionista de máscaras mexicanas. Moya Rubio tenía hasta cuarenta mil máscaras en su colección, que ahora es la parte principal del Museo Nacional de la Máscara.

Víctor Moya Rubio nunca tuvo ninguna intención de hacer pública su colección. De hecho, quería que se usara solo con fines de investigación, pero finalmente lo donó al Museo Metropolitano de Arte de la Ciudad de México cuando murió en 1939.

Víctor Moya Rubio, artista abstracto y coleccionista nació en la ciudad de Madrid. En la década de 1940 decidió viajar a México y recolectar máscaras que habían sido utilizadas como parte de los rituales tradicionales.

Hay un total de 3.200 máscaras en la colección donada por Víctor Moya Rubio, que se encuentra en el Museo Nacional de la Máscara. El museo está ubicado en la plaza más importante de México – Paseo de la Reforma.

A principios del siglo XX, los escritores mexicanos estaban influenciados por el romanticismo y la cultura vudú europea. Las máscaras vudú de esta cultura, sin embargo, se obtuvieron de Haití.

Las máscaras se usaban en México para mantener oculta la identidad de una persona mientras caminaba y participaba en la vida pública. Sin embargo, algunas máscaras que eran menos populares entre la sociedad se convirtieron en objetos de colección de los museos.

El Museo Nacional de la Máscara fue creado para preservar esta colección de máscaras que muestra las distintas culturas y tradiciones mexicanas.

El Museo Nacional de la Máscara, que fue creado en 1950 por el escultor Víctor Moya Rubio, es actualmente uno de los museos más importantes de México.

Esta colección de máscaras que dio origen al Museo Nacional no fue solo una donación, sino un acontecimiento capital en la historia de México. El trabajo de Moya Rubio se hizo tan popular que sus piezas fueron vendidas en subastas y donadas a diferentes museos de México y del mundo.

La donación era necesaria porque en ese momento no había un museo debidamente organizado para todas estas máscaras, no había un lugar para verlas o preservarlas de daños o alteraciones.

Más importante aún, el museo no es solo un museo, también es un proyecto social que tiene como objetivo reducir el miedo a salir en público con una máscara.

Las máscaras son símbolos poderosos en la cultura y la sociedad azteca. Podemos considerarlos como parte importante de la cultura e historia mexicana. Víctor Moya Rubio fue un pintor español fascinado por las máscaras aztecas. Quería crear su propia colección, pero no podía permitírselo. Fue entonces cuando donó su colección al Museo Nacional de la Máscara para uso público y accesibilidad.

Fue entonces cuando empezó a dedicarse a pintar calaveras y paisajes; sin embargo, nunca se olvidó de su colección de máscaras para que pudiera conservarse para las generaciones futuras.

Víctor Moya Rubio donó la colección de máscaras mexicanas que luego se convirtió en el Museo Nacional de la Máscara. La donación se realizó en 1984 y el museo abrió sus puertas en 1988.

Related Post